¿ Los profesionales disponen de los recursos, competencias y grado de delegación necesarios?

La experiencia como evaluadora me ha llevado a observar, en más ocasiones de las que me gustaría, las repercusiones de no desarrollar un Plan de Formación alineado con la Misión, Visión y objetivos estratégicos  de la Organización.

Aunque parece de sentido común no siempre ocurre así, se diseñan Planes de Formación  sin tener presente los Planes de Acción Anuales o los objetivos estratégicos. Pensemos por un momento, si queremos conseguir algo que nos hemos propuesto (visión, objetivos estratégicos…) y no tenemos las  habilidades, competencias y niveles de rendimiento necesaria para alcanzarlo ¿cómo lo haremos?, ¿Qué herramientas utilizaremos para alcanzarlos? seguramente tendremos dificultades para conseguir nuestros objetivos y si los conseguimos el coste será mayor, siendo menos eficientes.

La planificación estratégica de una Organización se realiza en base a la Misión, Visión, Valores y también en base a las necesidades y expectativas de los grupos de interés. En cualquier  Organización es fundamental tener presentes las necesidades y expectativas de los clientes, pero cuando se trabaja con personas tiene doble repercusión ya que afectará a su desarrollo personal.  Siendo realmente importante estar al día de las últimas investigaciones, publicaciones, buenas prácticas y  modelos de calidad de vida… que mejoren la calidad de vida de las personas a las que prestamos apoyos o servicios…

Los profesionales tienen que hacer un esfuerzo por cambiar y formarse, pero las Organizaciones también tienen que diseñar y desplegar Planes de Formación orientados a la mejora de calidad de vida en el más amplio sentido de la palabra. No me refiero a la atención, me refiero al desarrollo de  una vida plena donde la autodeterminación y derechos de las personas cobran especial relevancia.

Cuando se trabaja con personas y el centro de la Misión son las personas, es  oportuno que nos preguntemos ¿todo lo que hacemos redunda en la prestación de nuestros servicios? o ¿todo lo que hacemos redunda en calidad de vida de las personas de nuestros servicios?

El trabajo en las ONG es un trabajo orientado a personas y entre nuestros clientes  podemos encontrarnos personas con discapacidad, familias, transeúntes, inmigrantes, menores, personas con adicciones… Ofrecer una atención en consonancia con las necesidades y expectativas es fundamental, pero la pregunta es ¿cuáles son las necesidades y expectativas de los clientes? ¿Quién decide las necesidades y expectativas? ¿Son simplemente necesidades asistenciales en la atención? ¿Cómo podemos ofrecer mejor calidad de vida a nuestros clientes?

Os contaré algo que me ocurrió en una evaluación. Evaluando un centro de atención a personas con discapacidad entrevistamos a una chica de unos 21 años que había sufrido un accidente de tráfico y durante la entrevista nos contó cómo había entrado en el centro y el proceso de rehabilitación que había llevado. Después del accidente estuvo en una cama sin poder moverse, ni hablar y ahora se encontraba en una silla de ruedas, hablaba con cierta dificultad pero se expresaba perfectamente, su rehabilitación fue realmente muy buena. Lo  que más nos llamó la atención fue que nos contó cómo se sentía con algo que ella consideraba que había sido un gran avance,   los profesionales del centro le hacía participe de su propia vida peguntándole cuales eran sus deseos y que cosas quería conseguir, deseaba aprender a peinarse y  maquillarse sola, porque era muy presumida. Este deseo fue incluido en su plan personal de apoyos, estaba perfectamente maquillada y peinada, se sentía realmente feliz por haberlo hecho sola, lo contó con tanto entusiasmo que el  poder hablar había pasado a un segundo plano. Parecía darle más valor a la toma de decisiones en su vida que al proceso de rehabilitación.

Este hecho coincidía con un nuevo enfoque de la Organización, un giro de la misión  que antes se enfocaba en los servicios y ahora se enfoca en las personas y un giro en el plan de  formación anual orientado a resultados personales y calidad de vida basado en el modelo de calidad de vida de Schalock y Verdugo.

No lo tenía que expresar con palabras aunque  lo hizo, su cara reflejaba felicidad, su grado de felicidad había aumentado al tener presente sus intereses y preferencias. Creo que no me equivoco cuando digo que eso sólo viene de la mano de la formación del personal, de la mejora de sus competencias profesionales y del trabajo en equipo, dando un giro a Organizaciones que están basadas resultados en servicios a Organizaciones que están basadas en resultados en personas. Si identificamos como resultados clave de la Organización a los resultados en las personas que reciben nuestros servicios o apoyos (clientes) y queremos alcanzar  y mantener resultados sobresalientes  en la práctica no podemos perder de vista lo que nos orienta el Modelo EFQM en este concepto fundamental:

“Identificar y comprender los resultados clave necesarios para alcanzar su Misión y evalúan el progreso hacia la Visión y lo objetivos estratégicos”.

“Recoger las necesidades y expectativas de los grupos de interés incorporándolas al desarrollo y revisión de su estrategia y políticas de apoyo, permaneciendo atentas a cualquier cambio”.

Para cerrar este post sólo quería resaltar que para “añadir valor a nuestros clientes” nos tendremos que asegurar de que todas las personas que trabajan en las Organizaciones disponen de los recursos, competencias y grado de delegación necesarios para realizar su trabajo. Estableciendo y gestionando desde las Organizaciones redes de aprendizaje, que fomenten el conocimiento colectivo para la generación de nuevas ideas y la identificación de  oportunidades de creatividad, innovación y mejora para satisfacer las necesidades y expectativas de nuestros clientes.

Adjunto una visualización gráfica:Presentación FORMACION


 Os dejo estas preguntas ¿Quien decide las necesidades y expectativas de las personas para las que trabajamos? ¿Los profesionales disponen de los recursos, competencias y grado de delegación suficiente para realizar su trabajo? ¿La formación y capacitación de los profesionales repercute en la calidad de vida de las personas? 

commons

Anuncios

APROSUB APUESTA POR “LA CULTURA DE LA MEDIACIÓN”

 

 

IMG-20130415-WA0001

FIRMA DE CONVENIO DE COLABORACIÓN DE PRESTACIÓN DE SERVICIOS DE MEDIACIÓN PARA LA ENTIDAD

APROSUB entidad que trabaja en favor de las personas con discapacidad intelectual en Córdoba firma, hoy 15 de abril, un Convenio de colaboración de prestación de Servicios de Mediación con VR.

Estos servicios están dirigidos  a familias, socios, trabajadores y personas con discapacidad de la entidad, ofreciéndoles  un profesional ajeno a la entidad experto en gestión de conflictos, familias y  personas con discapacidad.

Este convenio contempla condiciones económicas especiales para todas las personas a las que va dirigido.

Por otra parte contempla la colaboración en acciones formativas para los profesionales de la Organización como base de la cultura del diálogo y el acuerdo.